5 trucos para identificar falsos vendedores de coches por Internet

Javier Costas (www.motor.es/noticias/)

Seguramente acudes a este artículo porque crees que puedes ser (o has sido) víctima de una estafa a la hora de comprar un coche a través de Internet. Aquí os damos algunos trucos para pillar los intentos de estafa más burdos y habituales.

En todo nicho de mercado hay algún listo que pretende estafar a interesados en bienes y servicios, ya sea una estafa a medias (algo con defectos o incompleto) o una ESTAFA en la que vuelan cantidades de dinero a cambio de nada. Conocer el modus operandi de los estafadores nos prevendrá de perder dinero, tener que denunciar… y ninguna garantía de éxito.

Os vamos a dar algunos consejos para indentificar a falsos vendedores y estafas de compraventa de coches, que llegarán a nosotros a través de una oferta que parece demasiado buena para ser verdad. No hace falta ser un experto para notar algunos aspectos que deberían hacernos salir corriendo, o plantearnos poner una denuncia o avisar a la parte cibernética de la policía.

1) Dominio de Intenet reciente y página web demasiado genérica

Una simple consulta whois puede decirnos cuándo se registró un dominio, y los estafadores suelen recurrir a dominios abiertos semanas o meses antes. Los datos del registrador no parecen fáciles de cotejar o son imposibles de cotejar. La página web, en el caso de funcionar, está repletas de vaguedades («expertos en el sector», «precios sin competencia», «máxima satisfacción al cliente») y con una imagen gráfica muy simple, casi de amateur.

Hay negocios legítimos con páginas web muy sencillas y logos genéricos, no significa que todo sean estafas, sobre todo si se puede verificar la existencia de la empresa y el coche en cuestión

Las cosas realmente importantes no son fáciles de encontrar, como los datos de la empresa -que deben incluir el número de identificación fiscal-, cómo llegar, política de protección de datos o un número de teléfono fijo. Puede haber errores de traducción al español o expresiones muy raras, como «autos» en vez de «coches». Si es así, empezamos muy mal. También podemos dar con un texto genérico que ni se han molestado en cambiar.

2) Las fotos de los coches pueden estar retocadas

En el caso de estafadores que no tienen ningún coche para vendernos, tienen que tirar de material existente de negocios legítimos. Las manipulaciones más habituales son suprimir o cambiar la imagen gráfica original, y las matrículas no se ven. Ojo en países como Alemania pueden estar los pormatrículas vacíos (las placas van ligadas al dueño, no al vehículo).

No es siempre fácil darse cuenta de esto, sobre todo si no se encuentra la imagen original por búsqueda inversa. Pero puede hacernos sospechar que tengan diferentes coches y que la exposición parezca diferente en cada foto, sin aparente conexión entre imágenes. Eso debe reforzar nuestras sospechas de que han cogido imágenes de varios sitios diferentes.

3) Faltan reseñas fiables y fotografías de sus instalaciones

Hoy día, rara será la empresa que no tenga presencia digital, puede ser porque los dueños son unos vagos, porque viven anclados en los años 80, o que directamente no existen. Si no existen, no encontraremos reseñas, ni geolocalización, ni imágenes, ni presencia en redes sociales abiertas. Lo sentiremos mucho por los inadaptados digitales, pero hay que ir sobre seguro, a menos que sea un lugar que esté tan cerca que no nos importe ir.

En una plataforma como Motor.es, los anunciantes ya son conocidos y de confianza, no empresas sospechosas

Lo cual nos lleva a otro punto, tiene que existir un lugar físico al que poder ir. Posiblemente el estafador nos dé una dirección a la que, si vamos, encontraremos un solar, o una empresa que nada tenga que ver con eso, o dirección desconocida. Al intentar contactar telefónicamente con el estafador, o se hace el difícil, o nos bloquea, pero siempre será difícil verle en persona. Y si las instalaciones están (supuestamente) en el extranjero, verificar todo esto es aún más complicado.

4) Ofrecen coches con precios por debajo de mercado y/o importados

Posiblemente, el estafador ofrece precios chollo porque son coches que vienen de otro país europeo, ya sea porque se han embargado, por ser finales de renting, excedentes de empresa… pero tendrán en común que no están cerca, que hay que adelantar dinero, y que todo se tiene que hacer online. ¡Estarás a punto de picar en el anzuelo!

Si piden dinero por transferencia a cuenta extranjera -no comienza por ES-, Western Union (o similar), criptomonedas o cualquier cosa difícil de rastrear, si no es una estafa, se parece demasiado a serlo

Nunca te fíes del anuncio de un coche donde no se ve la matrícula, ni el vendedor puede aportar documentación alguna (no bastan fotos y una ficha genérica, deben salir papeles oficiales, y a ser posible españoles) ni mucho menos va a darnos un informe de la DGT (ni la matrícula para pedirlo nosotros). ¡Cuidado! A veces consiguen fichas técnicas reales engatusando a un vendedor de carne y hueso, para conseguir números de bastidor válidos o papeles aparentemente en regla.

Sí, hay negocios legítimos que se dedican a esto. Véanse los puntos 1, 2 y 3, y el que va a continuación.

5) Datos fiscales inexistentes o de difícil cotejamiento

Si conseguimos -que es un suponer- el CIF y el nombre de la empresa con la que supuestamente estamos tratando, podemos pedir sus datos en varias páginas especializadas. A veces, suplantan a empresas que o existen, o ya no existen. Si no coincide la dirección de la razón social con la exposición, más vale que den una explicación convincente. Y si la empresa figura como liquidada o cerrada, pues no hace falta preguntar más.

Si tratamos con una persona física, puede ser un autónomo, pero no pinta bien igualmente

Todo nos lleva al mismo punto: si la empresa existe, no debe ser difícil comprobar su existencia y su reputación. Si los coches que ofrece existen, tampoco será difícil saber algo de ellos. Nos pedirán dinero por adelantado (si no, ¿qué gracia tiene?) por cualquier pretexto: formalizar reserva, gastos de fideicomiso, comprobación de solvencia… Y no hay que adelantar ni un céntimo a una empresa que no se sabe que existe, ni por coches que no se sabe si existen, o que tengan relación entre ellos.

NOTA: Si, después de leer esto, todo te suena familiar, has adelantado dinero, y el vendedor ha desaparecido de la faz de la tierra, solo hay una solución efectiva: denunciar. No sirve de nada escribir en redes sociales o poner comentarios, estas cosas siempre se comprueban antes. A posteriori, puede ser ya demasiado tarde.

Parte superior

Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/robledauto/public_html/wp-includes/functions.php on line 5427

Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/robledauto/public_html/wp-content/plugins/really-simple-ssl/class-mixed-content-fixer.php on line 111