Luz blanca en los semáforos: un sistema para acabar con los atascos

El rojo, el ámbar y el verde pueden completarse con una cuarta fase que mejore el flujo del tráfico y reduzca el consumo de combustible.

 (www.motor.elpais.com)
 Actualizado:

Además del rojo, el verde y el ámbar que parpadea, unos ingenieros de la Universidad Estatal de Carolina del Norte sugieren ahora añadir una cuarta luz a los semáforos. Debe ser blanca, dicen, y anunciará a los conductores que los coches autónomos controlan en ese momento el flujo de tráfico.

Los ensayos en el ordenador avalan la idea: se tarda menos en cruzar las intersecciones y el consumo de combustible también cae.

Esta propuesta deja el dominio de la circulación a los coches de conducción automática, así que tardará en llegar a las calles. “A este concepto lo llamamos “fase blanca”, y aprovecha el poder de computación de los vehículos autónomos (AV)”, resume el ingeniero Ali Hajbabaie, coautor del estudio y profesor en la Universidad Estatal de Carolina del Norte.

La novedad implica que los conductores se dejen llevar en un escenario en el que convivan los conductores y las máquinas. Allí donde se aplique esta idea, una señal de tráfico debería advertir a los automovilistas de que una intersección próxima está regulada de esta forma.

partir de ese punto, los colores mandan. “Las luces rojas seguirán significando alto. Las luces verdes seguirán significando avanzar. Y las luces blancas les dirán a los conductores humanos que simplemente sigan al automóvil que tienen delante”, explica Hajbabaie en la web de su universidad.

Coches autónomos coordinados

El proyecto se basa en la posibilidad de que los vehículos autónomos se comuniquen entre sí y, a la vez, con la infraestructura que controla el ciclo de los semáforos. Cuando haya suficientes pilotos automáticos cerca de un cruce, la fase blanca se activará.

Esta luz iluminada indicará que los ordenadores de los coches están coordinados entre sí para ordenar el tráfico de la manera más eficiente posible. Así, los automovilistas bajarán en el escalafón para recibir órdenes: si el coche precedente se para, ellos se detendrán.

En cambio, si en el entorno del cruce predominan los coches controlados por dos manos y un cerebro, los semáforos mantendrán su patrón habitual: verde, ámbar y rojo.

“Otorgar parte del control del flujo de tráfico a los vehículos autónomos es una idea relativamente nueva, llamada paradigma de control móvil”, añade Hajbabaie. “Creemos que es importante incorporar el concepto de luz blanca en las intersecciones, porque les dice a los conductores humanos lo que está pasando, para que sepan lo que se supone que deben hacer cuando se acercan a la intersección”, indica.

Reducción de los atascos

Según las conclusiones de la investigación, a partir de simuladores de tráfico, el uso de la fase blanca reduce el tiempo de desplazamiento entre un 3,2 % y un 94,06%, en función del número de coches autónomos involucrados.

“Las simulaciones nos dicen varias cosas”, dice Hajbabaie. “Primero, los coches autónomos mejoran el flujo de tráfico, independientemente de la presencia de la fase blanca. En segundo lugar, la fase blanca mejora aún más el flujo de tráfico”, añade.

Por último, la investigación también demuestra que este sistema “reduce el consumo de combustible, porque hay menos tráfico intermitente”. “Cuanto mayor sea el porcentaje de tráfico en una intersección de fase blanca que se compone de coches autónomos, más rápido se moverá el tráfico y mejores serán las cifras de consumo de combustible”, concluye el investigador.

 

 

Parte superior

Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/robledauto/public_html/wp-includes/functions.php on line 5420

Notice: ob_end_flush(): failed to send buffer of zlib output compression (0) in /home/robledauto/public_html/wp-content/plugins/really-simple-ssl/class-mixed-content-fixer.php on line 111